Neurociencia Afectiva – Motivación y emociones en el aula.

La Neurociencia Afectiva es un área de conocimiento nueva dentro de las Neurociencias. Los laboratorios de Neurociencia Afectiva y Cognición Social han florecido en muchas universidades del mundo; y las investigaciones han crecido exponencialmente. Si buscamos en solo Pubmed en los últimos 10 meses se han publicado casi 1300 artículos sobre neurociencia y emociones. Hemos pasado de considerarlas casi un problema, a valorarlas como parte de la solución.

La educación se ve atravesada por las emociones y por la manera que influyen en el aula y desde las neurociencias se están aportando constantemente conocimientos sobre la percepción, comprensión y regulación emocional que impactan en la práctica educativa.

Muchos han investigado sobre emociones, pero quizás uno de los pioneros fue Charles Darwin en 1872 donde en su libro “La expresión de las emociones en el hombre y en los animales”, en el cual describió los primeros conceptos científicos sobre emociones.

Damasio define a las emociones como “una colección de cambios corporales o estados somáticos asociada a un conjunto de pensamientos o imágenes visuales o auditivas”. Son súbitas y duran entre segundo o minutos. Es importante diferenciarlas de los sentimientos que son más extendidas en el tiempo.

Existe consenso en que hay varias categorías de emociones. a) Las emociones básicas son las que compartimos con otras especies, se las considera innatas,  surgen ante las mismas circunstancias en todos los individuos.  Se las relaciona con cambios en el sistema nerviosos autónomo y endocrino evocando respuestas fisiológicas características y relativamente fácil de predecir, y se relacionan con procesos subcorticales. Estas son el miedo, la alegría, la tristeza, la ira, la sorpresa, el asco  b) emociones secundarias o autoconscientes, representan estado internos, se relacionan con nuestra vida social, se relacionan con la neocorteza. Ejemplo de emociones secundarias pueden ser intranquilidad, la angustia, el entusiasmo, etc. c) emociones complejas o morales son las que surgen ante el quebrantamiento de una norma o regla social, son las más evolucionadas y se desarrollan comportamientos que se consideran los más esperados por el grupo social; como la compasión, la indignación, la solidaridad.

Todas las emociones tienen dos características fundamentales, la valencia y el arousal.  La valencia es el valor que le damos a la emoción, es positivo o negativo , y el arousal es el grado de activación que la emoción nos produce. Por ejemplo la alegría tiene una valencia positiva con alto arousal, nos activa para expresarla y acercarnos a los demás; en cambio la tristeza tiene valencia negativa y un bajo arousal, tendemos a no relacionarnos con el otro.

Las funciones de las emociones son varias, la primera es la de comunicación permiten expresar nuestros estados internos y son vectores de mensajes rápidos esenciales en el procesamiento del lenguaje, ayudan al individuo a juzgar una situación y tomar decisiones, son claves en el funcionamiento de cualquier individuo, y por ultimo constituyen una ventaja en la relación entre individuos; cuanto mejor gestión de las emociones el individuo tiene mayor capacidad de adaptación y supervivencia.

Pero ¿porque basar un programa educativo en la enseñanza de las emociones? Rafael Bisquerra un referente de la educación emocional la defines como un proceso educativo, continuo y permanente, que pretende potenciar el desarrollo de las competencias emocionales como elemento esencial del desarrollo integral de la persona, como objeto para capacitarla para la vida. Todo ello tiene como finalidad aumentar el bienestar personal y social (Bisquerra, 2012). En un estudio (Durlak, 2011) se compararon alumnos de 213 escuelas, las dividiéndolas en dos grupos, aquellas que habían aplicado programas de educación emocional y las que no. En las que aplicaron los programas relacionados con la educación emocional se observaron mejorías en habilidades sociales y emocionales, con mayor compromiso escolar y una mejora en el  rendimiento académico del 11% comparado con el grupo de alumnos que no participaron de los programas

El aprendizaje  se ve beneficiado y en muchos casos potenciados por la influencia de emociones positivas al mejorar los sistemas atencionales, los de memoria y estimular la resolución creativa de un problema. A través de estudios de RMN funcional en individuos a los que se les muestra estímulos con imágenes con emociones negativas, se observa activación de la amígdala dificultando el aprendizaje; y cuando se aplican los estímulos con imágenes con emociones positivas se observa activación del hipocampo favoreciendo los sistemas de memoria  (Erk et al., 2003).

Los programas basados en contenidos socioemocionales están comenzando a darnos evidencia que las emociones facilitan el aprendizaje. Lo cual nos obliga a prestar atención a todos los aspectos y variables que influyen en el clima escolar.

En climas escolares adecuados, como dice Ian Gilbert, los alumnos comienzan a asociar el placer con la recompensa, lo cual puede determinar características de aprendizaje para el resto de sus vida. Por lo cual debemos comprender que las instituciones y los maestros son los facilitadores naturales de un clima escolar que permita a los alumnos desarrollar sus máximas capacidades.

Bibliografía Recomendado

  1. Colom, R. et al.(2005): “The generational intelligence gains are caused by decreasing variance in the lower half of the distribution: supporting evidence for the nutrition hypothesis. Intelligence, 33.
  2. Damasio, Antonio,El error de Descartes,Crítica, (2006).
  3. Davidson, Richard, Begley, Sharon,(2012). El perfil emocional de tu cerebro, Destino.
  4. Durlak, J.A. et al. (2011). “The impact of enhancing students’ social and emotional learning: a meta-analysis of school-based universal interventions”. Child Development, 82.
  5. Erk, S. et al. (2003). “Emotional context modulates subsequent memory effect”. Neuroimage, 18.
  6. Informe Fundación Botín,Educación emocional y social. Análisis internacional, Santander, Fundación Marcelino Botín, 2008.
  7. LeDoux, Joseph,El cerebro emocional, Planeta, 1999.
  8. Cappas, N et al (2005). What psycotherapists can begin to learn fron neurosciencie: seven principles of a brain – based psychoterapy.

Dr. Fabián Roman      HOME    Inscripción

Comentarios recientes

Categorías

FUNDACIÓN CEMAR

Email de Contacto: contacto@fundacioncemar.org Indicar: Asunto: Congreso Educación